Francia : La Nave muy especial de La Cité des enfants

Entre los grandes museos europeos de ciencias figura La Cité des Sciences et de l’Industrie de París, que cada año recibe a casi 2,2 millones de visitantes. En su interior, encontramos  La Cité des Enfants que recibe a casi 600.000 niños cada año. La Cité des Enfants, un espacio de 1.700 m2 abierto a los niños y niñas mayores de 2 años, tiene el objetivo de mejorar el descubrimiento del mundo de la ciencia y la técnica. Se compone de cinco espacios temáticos: «Je me découvre» (Yo me descubro), «Je sais faire» (Yo puedo), «Je me repère» (Yo me observo), «J’expérimente» (Yo experimento) y «Tous ensemble» (Todos juntos). Los tres primeros espacios se dedican al desarrollo de las capacidades físicas, cognitivas y espaciales del niño o niña. Los dos siguientes proponen abrirse al mundo y a los demás.

 

Dentro del marco de la renovación parcial de sus espacios, La Cité des Enfants ha solicitado el mecenazgo de la Fundación Mustela. Se trata, en concreto, de realizar una «nave espacial» en el corazón del espacio «Je sais faire» (Yo puedo): una nueva plataforma divertida y pedagógica.

vaisseau-special-2.jpg

vaisseau-special-2.jpg, par admin-fondation-larcade

Crédit photo : ®M Challe -EPPDCSI

 

El espacio «Je sais faire» (Yo puedo), que data del 2007, se ha organizado en pequeñas celdas de actividad. Como esta organización ha resultado ser poco práctica dado la elevada afluencia de visitantes, se han llevado a cabo importantes modificaciones con motivo de las obras de renovación de La Cité des Enfants. El objetivo es crear un espacio más abierto, pero que conserve los elementos más populares, al tiempo que se añaden nuevas actividades.

 

Un elemento principal de «Je sais faire» (Yo puedo) será la «nave especial», un motor onírico situado en el centro, con una estructura de madera natural y materiales recuperados o adaptados. Los niños y niñas podrán manejar algunos de sus elementos, hacer bricolaje o decorar: atornillar, ensamblar, anudar, clasificar materiales y herramientas, accionar engranajes…

 

De este modo, «La nave especial» permitirá a los más pequeños desarrollar las competencias siguientes: motricidad fina, concentración, búsqueda de soluciones tras ensayos infructuosos o colaboración con los demás para realizar una construcción común. Además, los niños y niñas podrán «pilotar» la nave gracias a un volante, varios catalejos y un periscopio para los capitanes en ciernes, un panel de mandos, etc. Porque cuanto más practican los niños el juego de la imitación, más se estimula su creatividad.

 

La ayuda de la Fundación Mustela en esta importante obra de renovación realizada durante el otoño de 2017 ascendió a 20.000 euros.